ÚLTIMA HORA URGENTE

Ya hay tres bajas en la Guanchancha. Los tres liberados sindicales.

Sabían que los componentes del nuevo cuerpo "Policía Canaria" están en La Palma cobrando cada uno ellos (aparte de su sueldo) 100 euros diarios en concepto de dietas y alojamiento, aunque se están alojando gratis en instalaciones militares?

jueves, 29 de julio de 2010

Policía Canaria: cruce de competencias

PARTIENDO de la base de que soy de los que piensan que las policías autonómicas, al menos las que hoy en día existen, se han creado desde una perspectiva meramente política y no de seguridad, y, por consiguiente, están al servicio de una ideología nacionalista excluyente, beneficiándose de unas prerrogativas financieras, salariales, logísticas y sociales que más quisieran para sí el resto de los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado; y lo hacen sin duda a costa de recortar otras partidas presupuestarias de vital importancia para cualquier comunidad, como pueden ser la educación, la sanidad o la vivienda, considero que Canarias no necesita una Policía más.

Es, pues, más que evidente que las policías autonómicas son, hoy por hoy, totalmente innecesarias y, por tanto, perfectamente prescindibles. Por cierto: ¿por qué tanto ímpetu en fardar de una Policía propia como distintivo de una determinada clase política distinta y distante, que juega con los sentimientos y la dignidad de los territorios, sin importarles habérselos arrebatados previamente a las personas, que son las únicas en poseer tales atributos, y no les importa, en cambio, que nuestras cajas de ahorros no se fusionen, aunque sea en caliente, en una sola marca e institución? Claro que si somos incapaces de ponernos de acuerdo en defender una sola marca, "Canarias", para promocionar nuestra primera industria, el turismo, difícil lo tenemos para crear, aunque sea de una forma cívica, una banca nacional.

Menos mal que somos sólo siete islas; ¿se imaginan si fuéramos setenta o siete mil? No quiero ni pensarlo. ¿Dónde estaría la sede de la presidencia? ¿Sería rotatoria cada cuatro años? ¿Y cuando le tocaría a la isla número setenta? ¿Y a la siete mil? En fin; ahora fuera de bromas, y hablando en serio sobre la Policía autonómica canaria, que ahora, por lo visto, la manda un "godo" que antes era policía nacional -por cierto ¿ por qué lleva en el uniforme, espantoso por cierto, tantas medallas si el cuerpo nació ayer?-, su estreno no ha podido ser más catastrófico, desde un punto de vista de la coordinación; al saltarse a la torera, nada menos, que la primera Junta de Seguridad de Canarias llevada a cabo entre el Gobierno central y el autonómico.

Con motivo de las Fiestas Lustrales de Santa Cruz de La Palma, se convocó con una prudente antelación a todos los cuerpos de seguridad que tenían previsto participar en dichas fiestas: Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Local y la policía de Ruano, perdón, la Policía Canaria; pero, al parecer, y según fuentes oficiales, podríamos decir que de la Presidencia, vamos de Ruano, hubo un "malentendido" (?) sobre la fecha fijada para la reunión y, cáspita, no acudieron a tan importante acontecimiento; aunque, curiosamente, sí asistió por parte del Gobierno de Canarias un técnico del Centro de Coordinación de Emergencias 112. Evidentemente, al no acudir a esta reunión político-técnica, no se enteraron de nada y, por consiguiente, cuando acudieron a su misión, surgió, como era de esperar, un cruce de competencias, por decirlo de forma fina, entre la Policía Canaria (40 efectivos) y los otros cuerpos de seguridad (170 Policía Nacional y 70 agentes de la Benemérita).

El hecho de que la Policía Canaria está de más lo pone de manifiesto no sólo en que no exista una demanda real, sino que en Canarias todos los datos de que disponemos en torno a la seguridad ciudadana confirman que es un tema que está controlado; y aunque es cierto que a veces no se cubren todas las vacantes, los efectivos disponibles trabajan con esmero, entrega y profesionalidad en velar por la seguridad de los ciudadanos. Lo que sí debería intensificarse aún más es la coordinación entre los cuerpos de la Policía y la Guardia Civil. Por otro lado, otro hecho revelador de la posición actual de la Policía Canaria lo pone en evidencia el hecho de que exista un desconocimiento político y técnico, y no digamos ya social, de cuáles son en realidad las competencias de dicha policía.

En principio, el padre putativo del invento, bosquejó un plan de actuación para su particular "Guachancha", en la que ponía de manifiesto su intención de que dicho cuerpo se dedicara en el futuro a realizar funciones de vigilancia de los centros oficiales del Gobierno canario, así como de los centros escolares, la seguridad de los espacios turísticos y la cooperación con las Policías Locales, además de realizar funciones de policía administrativa y de vigilancia del cumplimiento de la legislación propia de la Comunidad Autónoma. Esperemos que una vez que se pongan en marcha funcionen los protocolos de actuación desde la coordinación, el respeto y el entendimiento; y no surjan iniciativas unilaterales que tan sólo buscan un protagonismo absurdo, que pongan en entredicho, y sobre todo en peligro, la eficacia de la seguridad de todos los canarios.

macost33@hotmail.com